USB de un Profesor, estuvo apunto de infectar la red de una escuela de enfermería.

(Tomado y Adaptado de #WatchGuard #Secplicity)

La escuela de enfermería Gurnick con sede en California, evitó caer víctima de una de las infecciones más difundidas mundialmente: el Ransomware.

Cuando un profesor introdujo su disco USB para transferir material de lectura del computador de su casa al equipo de su trabajo, fue recibido con un aviso del ransomware donde solicitaba un rescate de 740,00 US$ en Bitcoins para desencriptar y devolverle sus archivos.

ransomware-enfermeria

De acuerdo a CSO Online, El ransomware no estaba únicamente en su USB, también se encontraba en su Google Drive, donde almacenaba el respaldo de sus archivos de lectura. Afortunadamente, el departamento de IT reconoció las señales tempranas y evitó que el ransomware se esparciera por toda la academia de enfermería al desconectar el equipo de la red. Por otra parte, el instructor reportó que eligió no pagar el rescate y perdió el acceso a sus archivos de lecturas y probablemente a varias presentaciones y datos personales.

Caer víctima del ransomware puede ser una cuestión muy costosa y engorrosa. Aquí le daremos algunos tips de prevención que debe mantener siempre presentes:

  • Reduzca la posibles formas de ataque, manteniendo actualizados sus programas y sistema operativo, con los últimos parches de seguridad.
  • Sea cauteloso con los intentos de phishing y sea increíblemente escéptico con los enlaces web que estén dentro de emails no solicitados.
  • Si usted ha sido alcanzado por un ransomware, no pague el rescate. Esto seguirá contribuyendo al crecimiento contínuo de la cyber-extorsión, al validarla como un flujo de ingresos viable para los hackers.
  • Ejecute y verifique offline, de forma periódica, sus copias de seguridad, con el fin de minimizar el efecto de un ransomware  atacante  y para asegurarse de que puede recuperar rápidamente sus archivos después de una infección.
  • Después de descargar un archivo, descarte cualquier posible riesgo mediante el escaneo del archivo con una solución antivirus antes de ejecutarlo.
  • Siempre que sea posible, deshabilite la ejecución de macros de Office de los documentos recibidos de fuentes desconocidas o no confiables.